Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de 2016

¿Sobre qué escribimos?

Me gusta pensar que escribimos sobre lo que nos gusta, pero en verdad escribimos sobre lo que nos duele. Nadie está seguro sobre qué le duele, a veces nos falta el aire, y pensamos que son los pulmones, después pensamos que es el estómago, porque sin aire es el estómago el que se presiona, pero la verdad es que tampoco. Entonces nos damos cuenta de que lo que en verdad nos duele es el alma. Pero cuando duele el alma, nadie sabe qué tiene. Es más, pocos tienen consciencia del alma cuando arde como piel quemada y no encontramos agua fría que la calme. Sólo no podemos conciliar el sueño, pero no entendemos que eso que tenemos es un ardor infinito.
Escribir es de alguna forma construir con tabiques frágiles que nos pasan cerca y en vez de esquivar, tomamos firmemente y los ponemos sobre una estructura que no estamos seguros si cuajará.
Yo escribo también sobre lo que me sorprende, sobre lo que me hace soñar, sobre aquello que me inspira para seguir, para iniciar o para terminar. Lo que in…

Sabrás que ya me fui

Cuando dejes de sentir esas ganas de hacer una llamada. Sí, de esas veces que sientes algo en el estómago. De esas veces que sabes que te falta algo, esas mismas veces en que te pasa algo y quieres platicarlo con alguien. Es algo muy común, que haya cosas muy específicas que no disfrutas. Cosas que no saben a nada. Es algo extraño, porque es como tomar un raspado de grosella, uno de esos muy rojos, pero cuando te lo llevas a la boca sabe a puro hielo. Cuando dejes de sentir ese tipo de cosas, es porque sabrás que ya me fui.

La muerte es fiesta

La propuesta es excitante: una noche donde todos, vivos y muertos se reúnen para comer, beber, estar bajo el mismo techo. Dejaría de preocuparme la muerte si tuviera segura una fecha para regresar y estar con mi gente.

El universo no deja pendientes

Estoy seguro de que fue una de esas cosas que ocurrió porque la estuve deseando durante tanto tiempo, que el universo no hubiera podido contra la fuerza que mi mente impulsaba contra él. Entraba a cada biblioteca pensando que iba a encontrar al libro de mi sueños y justo cuando estuviera apunto de levantarlo, me iba a encontrar con la mano extraña de otra persona, con la intención de arrebatármelo. Dejaría la caballerosidad para otro día y con mis reflejos de baterista me adelantaría para quedármelo y esconderlo en mi espalda con la finalidad de evitar me lo arrebate. Levantaría la cara solo para encontrarme con la dueña de la mano misteriosa, la mujer con la mirada más interesante del mundo, con la expresión mas retadora. nos miraríamos por un momento, no diríamos nada, simplemente nos miraríamos. Un empleado de la tienda llegaría a preguntar si todo está bien, pero ni su voz, ni su presencia nos sacaría de nuestro letargo en el que sólo existirían nuestras miradas pausadas en un mut…

If I could be who you wanted... All the time

A green plastic watering can
For a fake Chinese rubber plant
In the fake plastic earth That she bought from a rubber man
In a town full of rubber plans
To get rid of itself It wears her out
It wears her out
It wears her out
It wears her out She lives with a broken man
A cracked polystyrene man
Who just crumbles and burns He used to do surgery
For girls in the eighties
But gravity always wins And it wears him out
It wears him out
It wears him out
Wears him out She looks like the real thing
She tastes like the real thing
My fake plastic love But I can't help the feeling
I could blow through the ceiling
If I just turn and run And it wears me out
It wears me out
It wears me out
It wears me out And if I could be who you wanted
If I could be who you wanted
All the time
All the time




El día en que nos volvamos a encontrar

Las mañanas frías cuando me enfrentaba al choque de la helada mañana sobre mis mejillas, volteaba a ver al piso del patio. Ahí estaba Demon, mi perro. Esas mañanas no se levantaba a acompañarme hasta la puerta de la calle, sólo me miraba de reojo y volvía a meter su cara entre sus orejas. Por momentos lo envidiaba, él no debía salir tan temprano y podía dormir un poco más. Él decidía la hora para levantarse, cuando tenía ganas de ladrar toda la noche, lo hacía. Cuando no, como esas mañanas terriblemente frías, sólo me miraba partir. Después pensaba en cómo podría ser la mente de un perro, la mente de un ser que te mira y son sus instintos los que motivan sus acciones. Demon no se pregunta nada. Sólo ataca cuando siente peligro, y se pone de pie de un brinco cuando quiere agradar a los demás, o se duerme cuando tiene frío. No se pregunta por qué. No se pregunta por qué aparecen personas un día y porque ya no están al otro.
No me gusta pensar en la razón por la que aparecen cosas y despu…

Frío al medio día

Como animal moribundo que emplea sus últimas fuerzas para llegar a la aldea donde nació, ahí, se sumerge en el río y le deja la responsabilidad de su porvenir en manos de algo más grande, de la tierra que viene por ella, que la hace suya y que la vierte en el resto de la humanidad. 

El frío que llega al medio día cuando estás a punto de morir. Se entrega y deja que sea el viento quien se encargue de lo que queda de su ser. Es el fin. Pero antes, sólo un instante antes, cuando llega el depredador, en ese momento descubres que todo era una trampa. Solo fingía su agonía en medio de un desastrozo escenario. A un paso del cuerpo desnudo y entre el agua pintada de rojo, despierta para clavar sus dientes sobre tu cuello. La sensualidad como gancho volvió a ganar.
Publicado originalmente en Indicio.

Escaleras rojas que crujen

Aunque vaya para Montparnasse hay razones para bajarse en Goncourt. Es París y es motivo suficiente para seguir cualquier sospecha de amor, aunque las pistas  hayan sido sólo un par de miradas. Y como en un first person shooter, logras un headshoot a las espaldasde las gárgolas de Notre Dame. El vino en los perfectos jardines es el mejor de los pretextos. Llega el momento en que no se necesita de una guitarra para hacer sonar acordes,  caen las primeras gotas de lluvia sin truenos que hayan anunciado previamente la tormenta. Así es París en verano, húmedo, elegante y sensual. El tiempo corre más lento, puedo ver a ritmo semilento cómo se mueven tus labios cada que pronuncias una palabra. Las escaleras rojas que crujen hasta llegar al último de los pisos: es el inicio del fin. Es fácil verse en cada uno de tus gestos, es fácil terminar una noche e iniciar un nuevo día sólo mirándote.



Publicado originalmente enIndicio.

Fingiendo una casualidad

Qué bueno que estás leyendo porque quiero decirte algo importante. Tenía tiempo pensando en cómo decírtelo y me da gusto que seas tú quien entre por la puerta de mis palabras, ahora te invito a pasar y tomar asiento.

Ya con más calma, y con copa de vino en la mano, debo decirte que la vida nos ha llevado por rumbos tan extraños como necesarios.
Por extraño que parezca, necesito que entiendas que tú debes de estar conmigo. Tu lugar es lejos de casa, muy lejos, en un sitio construido por nosotros al paso. Nuestro lugar es un huracán que no se diene, sube y baja de intensidad, pero que tarde o temprano se desplaza a otro lugar. Eso somos y es nuestra responsabilidad dar continuidad a nuestros sueños. Nadie cuidará de ellos como nosostros.
Sí, sé que te parecerá extraño y que nadie te lo había dicho y que crees que estás haciendo cosas importantes y que tienes una misión en la vida. Lamento ser yo quien te dé esta noticia, pero estás equivocada, tus sueños son en realidad nuestros sueños. Es…

Palabras

Son para escribirse y quedarse.
Son para escribirse y después leerse. Son para leerse, compartirse y defenderse. Son para regalarlas. También para dedicarlas o para pensar en alguien. Pero sobre todo, son para mantenerlas hasta el final.
Y cuando te las den, usarlas, apropiarse de ellas, defenderlas también y diasfrutarlas.
No importa si son de despedida. Son tuyas.
Uno las escribe y dejan de ser de uno. Ya son de quien las inspiró. Ya son de quien las causa.
Ya son solamente de quien las guardó discretamente en el bolso. De esos que sintieron un calambre mientras las leían.
Las palabras pertenecen a los ojos que hacen brillar. Las palabras son sólo de los corazones que se entregan entre comas y puntos suspensivos. 
Son de quienes las dicen y se quedan, y te buscan la cara y exigen respuesta y no aceptarán que mueran mientras se pronuncian, por el contrario luchan cada día por mantenerlas. Y las leen. Y las leen. Y las pronuncian en voz alta, cual si fueran conjuros que un día habrán de converti…

Y desaparecer entre la niebla

No debiste haber desaparecido esa noche. 

Debí haberme perdido junto contigo, pero te ausentaste de mis ojos y la fuerza se esfumó de mis piernas. 

Logré levantaeme horas después pero ya la neblina te había tragado.

Todos los días me preguntaré qué hubiera pasado si esa noche no hubiera habido luna llena.

Nunca dejaré de estudiar cómo debió haber cerrado la conversación.

Ahora hago eso, imaginarme, sospechar, intuir. 

Escribo esas mil alternativas de lo que debió haber pasado. 

No tengo nada, hasta que lo escriba, quizás lo sabré.     De las lunas, la de #Ixtapaluca es la más hermosa #SinFiltro #moon #nite Una foto publicada por Josue Contreras (@josuerodrigo) el 3 de May de 2015 a la(s) 7:22 PDT

En el horno...